787-338-0040

El ladrido de los perros, en la mayoría de las veces, es molestoso, incomodo y nos puede traer problemas con los vecinos y otras personas. Por eso es tan importante intentar entender por qué mi perro ladra. Recuerda que existen muchas razones por las que un perro ladra en exceso. Lamentablemente, muchas personas utilizan collares especiales para controlar el ladrido de los perros y otras personas llegan al extremo de operar las cuerdas vocales. Esto es cruel y no debe hacerse ya que hay otros remedios muy efectivos, si se logra prestar atención y entender por qué es que el perro ladra en exceso.

Muchos perros ladran para llamar la atención cuando están solos o aburridos. En algunos casos el perro es sumamente sensible a cualquier movimiento o sonido. En muchos, muchos casos, el perro ladra porque aprendió que de esa forma logra que lo atiendan. Aunque parezca contradictorio si tu perro ladra continuamente y tu le gritas “deja de ladrar y cállate” o algo similar tu perro aprendió a llamar tu atención aunque sea solo para que le digas que se calle. Recuerda que él no habla español ni ingles por lo que no entiende lo que tú le estás diciendo.

Es importante mantener en cuenta lo siguiente cuando tratas de resolver este tipo de problema. Primeramente evita cualquier situación que provoque el ladrido, segundo asegúrate de reducir la magnitud del ladrido una vez comienza y finalmente asegúrate de incrementar el tiempo que el perro se mantiene sin ladrar entre episodios de ladridos.

Como siempre recomendamos para todo tipo de problema es muy importante que el perro tenga una base formal de obediencia básica. Esto te ayudará a comunicarte mejor con él, tendrán un mejor entendimiento mutuo y tu perro sabrá que tú eres el líder y que debe respetar tus decisiones. También te recordamos nunca castigar o golpear tu perro ya que además de ser cruel e inhumano, es totalmente innecesario.

Cuando tu perro se encuentre en periodos sin ladrar, felicítalo. Dale un premio aunque el no se lo esté esperando. Eventualmente, él se dará cuenta que lo estás premiando por no ladrar.

Remedios
Comienza con enseñar tu perro a sentarse y asegúrate que aprenda bien este comando ya que es crucial para resolver muchos problemas. Cada vez que tu perro esté sentado tranquilamente prémialo y haz una gran fiesta porque está sentado callado. Luego y sólo luego de que tu perro entienda que sentarse calladito significa un premio vamos al siguiente paso. Cuando el perro empiece a ladrar, te vas a acercar a él y le vas a decir con un tono de voz suave pero firme “QUIETO” y le vas a pedir que se siente. No subas la voz ni le grites, solo usa una voz firme pero suave, oblígalo a estar atento a ti sin gritarle. Si ya tu perro aprendió a sentarse correctamente debe hacerlo inmediatamente para recibir su premio. Si no se sienta enseguida, debes volver atrás y enseñarle a sentarse nuevamente. Si el perro se sienta como se supone prémialo y haz una fiesta, siempre asegurándote que no vuelva a ladrar.

Si el problema de ladridos comienza cuando te vas de la casa, tu perro puede tener uno de varios problemas. Puede ser que se aburre porque está sólo o puede igual tener una condición conocida como ansiedad de separación. Este problema debes tratar de resolverlo como todos los demás con mucha calma y paciencia. Sal de la casa de forma sin demostrar emociones. No hagas gran cosa de que estás saliendo. Arranca el carro y estaciónalo a cierta de distancia si es necesario para que tu perro piense que verdaderamente te fuiste, pero realmente quédate cerca donde puedas escucharlo. Si en un periodo de tiempo de 10 a 15 minutos tu perro no ha ladrado regresa a tu casa, caminando, entra y prémialo en grande. Si por el contrario tu perro comienza a ladrar, entra a la casa, dile con voz firme cuando estés cerca de él “QUIETO” y le vas a pedir que se siente. Una vez esté sentado lo premias y te vuelves a ir. Mientras más veces logres entrar a la casa sin que el perro haya comenzado a ladrar más progreso harás. Por lo que es importante incrementar el periodo de tiempo sin ladridos poco a poco y no pretender ir de 10 minutos a 1 hora en una semana.
Mientras más largo haya sido el periodo de tiempo que tu perro estuvo ladrando, más tiempo te tomará resolver el problema, pero es importante que no pierdas la esperanza y que seas consistente. Al final del camino verás los cambios positivos.