787-338-0040

Socializacion

La socialización y el entrenamiento del perrito son de suma importancia ya que la etapa de cachorro es el momento más importante y crítico en su desarrollo. Lo que hagamos con él en esta etapa de su vida, afectará su comportamiento para el resto de su vida.

Un perro que ha sido socializado correctamente cuando cachorro, normalmente, será un perro estable, balanceado que ni se asusta ni es agresivo. Los perros que no han sido socializados cuando cachorros pueden tener miedo a personas o situaciones extrañas y muy a menudo muerden por temor. La socialización del perro debe comenzar tan pronto nace y debe ser extensa cuando ya el cachorro tiene 12 semanas de edad. Una vez pasadas las 12 semanas (tres meses) la socialización debe continuar. Si un cachorro no es socializado antes de los tres meses, el proceso será sumamente difícil ya que el perro no tendrá habilidades sociales necesarias para adaptarse a nuevas personas y situaciones en su vida.
Antes de comenzar a socializar su cachorro, debe tener todos los refuerzos de vacunas para su edad. No lo socialice con animales que no tengan sus vacunas al día o que parezcan estar enfermos. No se arriesgue.
Si su perro se asusta o se ve temeroso, esto puede ser normal. Permítale explorar, no lo apresure y sobre todo no lo premie por estar asustado ni trate de socorrerlo ya que podría enviar un mensaje erróneo. La experiencia no debe ser aterradora ni dañina para su perro, recuerde que del resultado de estas experiencias depende el futuro en general de su perro.
El perro debe ser presentado a la mayor cantidad de situaciones y personas posibles de forma positiva y agradable. Debemos hacer lo posible para que el perro no se sienta amenazado con la experiencia ni se convierta en algo aterrador o dolorosa. Preferiblemente debe ir presentando la nueva situación o la nueva persona poco a poco, lentamente.
Es bueno que el perro conozca la mayor cantidad de personas, hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, niños, etc. Igualmente el perro debe conocer la mayor cantidad posible de otros perros y si es posible gatos. Asegúrese de que todos estén debidamente vacunados a la hora de interactuar.

También es bueno llevar su cachorro a muchos lugares distintos, donde haya ruidos y gente distinta.
• Centros Comerciales
• Parques
• Colegios
• Actividades
Lleve su perro a pasear en el auto en viajes cortos y frecuentes y muéstrele el mundo. Muéstrele cosas diferentes como el paraguas, bolsas de compra, bolsas de basura, su propio collar y correa, juguetes nuevos, la aspiradora, hágalo subir y bajar escaleras, sea creativo. Los sonidos y olores forman una parte importantísima en la vida de su perro, así que introduzca nuevos olores y sonidos también. Al introducir sonidos asegúrese de que el sonido sea bajo y vaya subiéndolo gradualmente. El baño de su perro es un buen momento para traer experiencias nuevas, pero que también pueden ser traumáticas. Revise su perro con detenimiento cada vez que lo bañe, las patitas, los oídos, las uñas, el rabo. Cepíllelo completamente y hágale un examen físico total.
El proceso de socialización es un proceso que no termina nunca. Sea consistente y paciente y sobre todo no lo deje para mañana ya que podría ser muy tarde.